mundo menino 
sigue nuestras aventuras/ siga nossas aventuras

         Mundo Menino es una Tribu del mundo: Odei (3 años) y Gaia (1) nacieron en el nordeste brasileño, donde viven actualmente con mamai -una periodista de Barcelona con raíces checas- y papai, un cineasta de Buenos Aires. Antes de ellas nacer, los papais viajaron más de tres años por el mundo, y ahora empiezan otro viaje ... esta vez en familia.

                                  *  *  *  *  *

          Mundo Menino é uma Tribo do mundo: Odei (3 anos) e Gaia (1) nasceram no nordeste brasileiro, onde moram atualmente com a mamãe delas -uma jornalista de Barcelona com raizes tchecas- e o papai, um cineasta de Buenos Aires. Antes delas nascer, os pães viajaram mais de três anos pelo mundo, e agora começam outra viagem...em familia. 

  • Grey Facebook Icon
  • Grey YouTube Icon
  • Grey Instagram Icon
  • La Tribu de Mundo Menino

Praga con niños: Castillo de Praga, Puente Carlos IV y el reloj astronómico


Mi hermanita Gaia, yo (Odei) y mis primas Anicka y Zuzuanka

¡¡Hola a tod@s!!

¡Esta vez nos vamos de visita al centro de Praga con la familia! Vamos con mi mamá, mi hermanita Gaia (1), la abu Bubu, la prima de mi madre, Ivanka, su marido Tomas y sus hijas Anicka y Zuzanka, de 5 y 3 años. Estas vacaciones en la República Checa nos quedamos a dormir en casa de mis primitas, que está en Kladno, a media hora de Praga, un pueblito muy bonito. Dice mi mamai que es la primera vez que no se queda a dormir en casa de nuestra bisabuela Vlasta, pero es mejor porque ¡así podemos jugar todo el día con mis primas!


Hoy vamos a visitar el Castillo de Praga, el Puente Carlos IV, el reloj astronómico y ¡¡todo el centro!! Como tenemos que hacer dos viajes en coche hasta la estación de tren, en Kladno se nos escapa el tren para ir al Castillo de Praga, pero consiguen subir Ivanka, Anicka y Zuzanka. Vamos en coche hasta la siguiente estación y ¡¡conseguimos subirnos al tren donde viajan ellas!!

Es un tren muy bonito, con sólo dos vagones y de color amarillo. Nos lleva hasta Dejvicka, la zona 6 de Praga. Caminamos por el Castillo y la Catedral pero no entramos porque hay mucha cola y dice mi familia que podemos aburrirnos un poco en estos lugares cerrados, así que nos quedamos jugando en unos jardines muy bonitos desde los que se ve toda la ciudad.

Paseando con mi hermanita por los jardines del Castillo de Praga

Comemos algo pero nos llama la mamá de Ivanka y bajamos por las callejuelas hasta llegar a Malastranska, donde nos encontramos con ella y tomamos un helado enooorme en un café italiano antes de cruzar el famoso puente de Carlos IV. Es tan grande que no me lo puedo terminar, por suerte Gaia siempre me ayuda a terminarlo todo.

Una vez repuestas las energías, cruzamos el puente Carlos IV. Está lleno de gente, artistas, pintores, artesanos y músicos buenísimos. A mi hermanita le gusta mucho la música clásica, pero a mi me gusta más la ¡banda de jazz! También vemos un montón de ¡barcos y más barcos! Yo quiero subirme a todos, pero mi mamá no me deja saltar al río… ¡qué aburrida! Mi familia checa dice que el río se llama Vltava, pero mi mamá dice que en castellano le llaman Moldava. No sé por qué cambian los nombres...yo me llamo Odei en vasco, castellano, catalán, checo, portugués, inglés…y nadie me cambia el nombre, ¡y que ni se les ocurra!

A mi hermanita Gaia le gusta la música clásica pero a mí me gusta más la banda de jazz

Con tantas cosas por ver, tardamos bastante en cruzar el puente, pero cuando por fin lo conseguimos nos quedamos jugando un buen rato en una plazita que hay al otro lado del río hasta que nos cansamos de correr y vamos caminando hasta llegar al reloj astronómico de Praga. Pero, ¡oh! Está en reformas, así que sólo vemos una foto que han puesto encima de él…y yo que quería ver cuando daban las horas…mi mamá dice que es muy bonito ver como pasan todas las estatuitas de los 12 apóstoles y la muerte, una calaverita muy graciosa con su guadaña… Ya lo veré en la próxima visita que hagamos a mi familia checa.

Comemos algo típico de aquí llamado Trdelnik, está muy rico, aunque mi abuela Bubu dice que no es “tan típico” y que es más para los turistas, pero igualmente me gusta mucho. También jugamos con un oso enorme que hay en la plaza al lado del reloj. ¡Es grande, grande! Ya es tarde, así que vamos para el metro Staromestska. Mi madre se para a comprar en una tiendita al lado que tienen todo de souvenirs de un escritor que le gusta mucho, uno que era de Praga y escribió sobre alguien que se convertía ¡en un escarabajo! Se llama Kafka, pero su casita está en reformas, así que no podemos entrar. Dice mi mamá que el museo ya lo ha visitado muchas veces y que cuando seamos mayores nos llevará con ella. Ahora nos aburriríamos.

Esta parada de metro es un poco incómoda para ir en carrito, pues sólo tiene escaleras y las mecánicas son muyyy empinadas y rápidas. Hay que saltar sin caerte escaleras para abajo, ¡toda una proeza!… Por fin, volvemos a subirnos al tren amarillo de dos vagones. El revisor no me para de hablar en checo y aunque no le entiendo mucho, me cae muy bien. En dos días ya hablo un poco de checo: Sé decir Hola/Ahoj! Qué tal? / Jak se mac y Gracias/Dekuji. ¡Por fin estamos en casa! ¡Qué día tan largo! ¡¡Esto de visitar Praga es agotador pero muy muy bonito!! ¡¡Dobrou noc!!

¡¡Reserva tus vacaciones en Praga YA!!

#mundomenino #travelkids #viajarenfamilia #viajarconniños #viajarmola #pragaconniños #castillodepraga #moldava #puentecarlosIV #relojastronomicopraga #centropraga #visitarpraga #pragamola #viajarconbebésyniños